Cambiando el balance energético con el nuevo modelo de coste de propiedad del compresor

Con la subida global de los precios de la electricidad, los costes energéticos del aire comprimido han aumentado hasta un 91% del coste total de propiedad, y los operadores necesitan revisar urgentemente la eficiencia de su sistema, dice Graham Read, Director de Productos de Compresores Industriales de Europa en CompAir.

Durante muchos años, la industria ha utilizado una fórmula para calcular el coste de propiedad del aire comprimido, que comprende la inversión de capital y la instalación en un 10%, el mantenimiento en aproximadamente un 8% y los costes de energía que constituyen la mayor proporción, el 82%.

Este desglose ha servido a muchos clientes, permitiéndoles tomar decisiones informadas sobre cómo reducir los costes de funcionamiento. Este es el caso, sobre todo, cuando se considera el coste de los equipos de capital y la posible recuperación de la inversión en una máquina energéticamente eficiente. 

 

Gráfico de coste de propiedad

Sin embargo, ahora los clientes deben reevaluar la forma en que evalúan sus costes de energía del aire comprimido, como explica Graham:

"Los costes totales de funcionamiento de un compresor de 160 kW se han duplicado con creces en los últimos diez años. En pocas palabras, por cada 100.000 euros que se gastaban antes en aire comprimido, unos 82.000 euros correspondían a los costes energéticos. Ahora, esta cifra se ha elevado a 91.000 euros, y los costes energéticos se han duplicado sólo en los dos últimos años.

la buena noticia es que hay numerosos compresores de alto rendimiento y eficiencia energética disponibles en el mercado, que pueden ayudar a reducir considerablemente la dependencia de la electricidad de un sitio, como nuestra nueva gama L160e-250e".

El nuevo L160e - Gama de compresores FourCore de 160-250 kW

La nueva gama de compresores FourCore L160e, 200e y 250e kW, combina la mejor eficiencia de aire comprimido de su clase con un tamaño reducido.

La gama FourCore ofrece todas las capacidades de un compresor de dos etapas lubricado por aceite, pero con sólo el tamaño de una unidad de una etapa. Esta compacta unidad de compresión de dos etapas utiliza cuatro engranajes en lugar de tres, para ofrecer un ajuste flexible de la velocidad del rotor tanto a bajas como a altas presiones, así como el mejor rendimiento posible a diferentes presiones de descarga y velocidades del eje.

En comparación con los anteriores compresores de una sola etapa de esta gama de tamaños de CompAir, los nuevos modelos son hasta un 8% más eficientes, ofreciendo una solución lubricada con aceite que es la mejor de su clase y que puede ayudar a reducir significativamente los costes de energía.

En comparación con una máquina de 160 kW de una sola etapa, que funciona a 7,5 bares, la nueva tecnología puede ahorrar hasta 12.000 euros al año, proporcionando una amortización en tan sólo un año. Esto supone un ahorro de costes de entre 18 y 22.000 euros en comparación con una máquina de 250 kW de una sola etapa, y un retorno de la inversión de menos de doce meses en muchos casos.

Además, la recuperación de calor integrada se ofrece como opción en la nueva gama. Al reciclar el calor generado por un compresor, que de otro modo se perdería en la atmósfera, las empresas pueden reutilizar esta energía para calentar agua, para la calefacción de espacios o para procesos de aplicación en otras áreas de la instalación. 

Basándose en un compresor de 160 kW, que funciona durante 6.000 horas al año, existe el potencial de ahorrar más de 145 kW de energía por hora, para ofrecer una amortización en tan sólo cuatro meses.

Graham continúa:
"Aunque no todas las instalaciones dispondrán del gasto de capital necesario para invertir en un nuevo compresor de alta eficiencia energética, se pueden conseguir ahorros significativos adoptando un enfoque de "medir, gestionar y mejorar".

"CompAir ofrece un servicio de evaluación del aire que examina todos los aspectos del rendimiento de un sistema de aire comprimido, incluidos los datos de potencia y caudal, las mediciones de presión, la detección de fugas y la recuperación de calor, por nombrar algunos.

"Mediante el registro de datos, se realizan mediciones precisas para obtener una visión global del rendimiento energético. A continuación, se pueden hacer sugerencias sobre posibles mejoras o inversiones en los equipos, pasando por simples optimizaciones de los mismos y elementos de bajo coste, como la reparación de fugas, la reducción de presiones y la desconexión de los compresores cuando no se utilizan.

"La industria está cada vez más preocupada por el aumento sustancial de los precios de la electricidad, y muchos clientes nos preguntan cómo pueden preparar su instalación de aire comprimido para el futuro, con el fin de mitigar el aumento de los precios. Si se comprende cómo ha cambiado el equilibrio del coste de propiedad y se adopta un enfoque basado en el sistema, está claro que los clientes pueden conseguir una rápida amortización de cualquier inversión realizada."

Para saber más, visite https://www.compair.com/es-es/sustainable-compressed-air

 
es-UY