{{recommendedBannerText}}

Spacer
{{recommendedRegLangFull}}

Compresores de aire para construcción

Los compresores de aire remolcables y portátiles son equipos habituales en las obras de todo el mundo. El aire comprimido se utiliza con frecuencia como fuente de energía para herramientas neumáticas. El aire comprimido se utiliza porque proporciona una fuente de energía potente, fiable y eficiente para accionar toda una variedad de herramientas neumáticas.

En comparación con las eléctricas, las herramientas neumáticas son más ligeras, fáciles de utilizar, seguras y fáciles de mantener. La ventaja más importante es que un solo compresor de aire puede proporcionar energía a distintas herramientas. Además, los compresores son más silenciosos y constan de menos piezas, por lo que son más fáciles de mantener y menos propensos a averíarse.

Principales ventajas de las herramientas neumáticas frente a las eléctricas

  • Mayor potencia
  • Mayores valores de par y RPM
  • Mayor versatilidad
  • Fáciles de intercambiar
  • Alternativa más segura

Tipos de compresores

Compresores portátiles

Además de ser pequeños y ligeros, los compresores móviles se pueden transportar fácilmente en una furgoneta o camioneta. Es fácil trasladarlos hasta cualquier obra y pueden desmontarse cuando es necesario. Los compresores de aire móviles que pueden cargarse en un vehículo son una excelente opción para los profesionales de la construcción que trabajan en distintas obras. En algunos modelos, como los C10 - C14, el depósito de combustible se puede separar del compresor para que este sea aún más ligero.

Compresores remolcables

Los compresores remolcables también son muy habituales en la construcción. Tienen que ser compactos para poder ser remolcados por un vehículo, pero también estables para acceder a terrenos accidentados. Si el diseño de un compresor remolcable no es adecuado, podría volcar fácilmente al transitar por superficies complicadas.

Alta resistencia

En tareas de construcción de carreteras, restauración, ingeniería civil y otras aplicaciones muy exigentes, un compresor remolcable de alta resistencia es la opción más robusta y adecuada. Por su diseño, puede adaptarse a las condiciones más extremas y acceder a las obras más accidentadas para ofrecer una alto nivel de servicio de forma constante.

Elección de un compresor de aire para la construcción

Requisitos de CFM

Todas las herramientas neumáticas tienen un requisito de pies cúbicos por minuto (cfm). Es importante que el compresor de aire tenga capacidad suficiente para accionar las herramientas que se van a utilizar. Por ejemplo, una herramienta neumática de uso general necesita normalmente de 0 a 5 cfm a una presión de 70 - 90 psi (libras por pulgada cuadrada).

Tipo de energía

La fuente de energía del compresor de aire es otro factor que se debe tener en consideración. Las opciones incluyen gas, electricidad y combustible diésel. Los compresores diésel son muy fiables y ofrecen un excelente rendimiento, además de no depender de una conexión a la red eléctrica. Los compresores suelen incluir filtros de partículas diésel (DPF) para limpiar las emisiones a la atmósfera.

Tamaño

En las aplicaciones de construcción, el compresor debe ser pequeño y compacto para poder remolcarse fácilmente en cualquier terreno, pero también debe tener la potencia necesaria para proporcionar el caudal de aire comprimido que precisan los equipos.

Ruido

Dependiendo del tipo de obra, el nivel de ruido puede ser un factor importante. En zonas urbanas, un compresor silencioso sería la mejor opción.

Usos habituales en la construcción

Los compresores de aire de grado industrial son la opción de confianza que se utiliza en la mayoría de las obras. Son fáciles de utilizar y suministran energía a toda una variedad de herramientas imprescindibles para la construcción.

Estos son algunos de los usos más habituales:

Taladros y martillos perforadores

Se utilizan normalmente para romper rocas y pavimentos en aplicaciones de acondicionamiento del paisaje y construcción. Además de en perforación, estas herramientas se emplean en tareas de avellanado, escariado y tronzado. Funcionan mejor en superficies llanas, sin pendientes, ya que generan un movimiento rápido descendente.

Atornilladoras de impacto

Se utilizan cuando se precisa un par de apriete preciso; por ejemplo, para apretar o aflojar tuercas, pernos o tornillos. Se usan principalmente para extraer las tuercas de una llanta, pero también son frecuentes en la construcción.

Picadoras

Existen muchos tipos de picadoras industriales: rectas, de ángulo, verticales, directas, etc. Utilizan aire comprimido para generar un movimiento de rotación de alta velocidad que permite picar materiales abrasivos.

Lijadoras

Hay varios tipos de lijadoras: de ángulo, orbitales, de correa, de pistola, etc. Se utilizan para suavizar superficies en tareas de construcción.

Pistolas grapadoras

El aire comprimido se utiliza para insertar grapas en materiales tales como la madera.

es-GT